El primer acercamiento entre Universidad de Chile, Colo Colo y las autoridades se realizó este martes para solucionar el problema de cara al Superclásico, ante la imposibilidad de utilizar el estadio Nacional el domingo 3 de abril por el recital de Coldplay.

En Quilin se reunieron Eduardo Álamos y Andrés Lagos de la U; Luis Urzúa y Felipe Nakagawa de Colo Colo; José Roa, de Estadio Seguro; El coronal Carlos Quintana de Carabineros; y Juan Carlos Silva, Luis Alberto Ramírez y Hugo Muñoz por la ANFP.

Aunque no se llegó a una decisión final, sí se dejó establecida la prioridad de que el duelo no se mueva del recinto de Ñuñoa y en un día de fin de semana, con un aforo máximo de 45 mil personas.

Así la opción es hacer un enroque de fechas, lo cual debe ser analizado en detalle por los encargados de programación de la ANFP para perjudicar lo menos posible la planificación del torneo.

A la salida de la cita, el director Juan Carlos Silva comentó a AS que “no llegamos a una solución final, pero sí nos sentamos todas las partes involucradas y vimos alternativas bastante reales y concretas que quedamos de abordar esta semana. Fue auspicioso e importante abordarlo con tiempo, donde se pondera el espectáculo y las necesidades de los clubes”.

Tras descartar un cambio de sede o ciudad – “no es nuestra voluntad ni de los clubes” – el directivo señaló sobre un posible cambio de fechas que “la chance clara es buscar alternativas que respeten al máximo el calendario. Si hay que hacer pequeñas modificaciones se harán”.