La experiencia más dura de su vida. El delantero Ezequiel Miralles dio a conocer detalles del accidente que vivió su equipo, Huracán, en Venezuela tras conseguir la clasificación a la fase grupal de la Copa Libertadores.

El ex Colo Colo y Everton conversó con El Mercurio sobre este hecho y partió explicando que “fue todo muy rápido. Veníamos contentos por haber logrado la clasificación, charlábamos, veníamos tomando mate, escuchando música, y de repente se siente un ruido raro. Yo pensé que se había roto la caja de cambios. Ahí el bus iba despacio, y al minuto vemos que el preparador físico (Pablo Santella, ex Colo Colo) y el técnico se vienen para atrás y dicen: pónganse los cintos que se rompieron los frenos”.

En ese momento, el jugador reconoció que iba “en el pasillo, en la mitad del bus y atiné a ponerme el cinto, pero no estaba muy convencido de lo que pasaba. Ese camino tiene muchas pendientes, y el bus iba cada vez más rápido y empezamos a entrar en pánico porque no sabíamos qué iba a pasar, nos empezamos a desesperar entre nosotros”.

Sobre el volcamiento, el atacante recordó que “cuando el tipo se tira a la rampa de seguridad yo ni me di cuenta de que lo hizo. Ahí pegamos fuertísimo, la parte de abajo del bus pegó muy fuerte, y eso lo frenó bastante. Ahí se golpearon varios. Después nos dimos cuenta de que el tipo, cuando volcó, iba bastante despacio, pero ahí fue cuando se cortaron varios compañeros y se lastimaron los pies algunos, al quedar aplastados por la parte de abajo del asiento”.

Por último, respecto a cómo quedó tras el hecho, comentó que “tengo un dolor en el cuello, en la cintura y algún raspón. Me pegué bastante fuerte en la pera con el asiento de adelante. En comparación con los otros chicos, yo la saqué barata, no me pasó nada”.