La maldición ha cumplido su parte, una vez como si fuera la historia sin fin, Universidad Católica entrega en bandeja la posibilidad de ganar el título y ellos se quedan con el segundo lugar.

El elenco de Mario Salas no brindó una buena exhibición y cayó ante San Luis de Quillota, que depende de sí mismo, más una caída de San Marcos de Arica, para quedarse en Primera.

Cuando parecía que Universidad Católica había dado una muestra de carácter y daba a entender que esta vez sí podría coronarse campeón, los fantasmas del “segundón” reaparecieron con fuerza en Quillota, y cayeron por la cuenta mínima ante San Luis, en el cierre de la 14° fecha del Torneo de Clausura.

A diferencia de lo que se vio en el Clásico Universitario, el equipo de Mario Salas no mostró jerarquía, no tuvo destacadas actuaciones, ni grupales ni individuales, y se vio maniatado ante un equipo que aprovechó su cancha sintética para hacerse respetar como local, apelando a la velocidad de sus volantes exteriores y con alta presión por momentos.

Fue por esa vía que se llegó a la única cifra del partido, con una sucesión de pases que terminó en la definición, a boca de jarro, de Carlos Escobar (37′) para marcar la única cifra del partido.

Pero no se dejen engañar, en el complemento los “cruzados” no fueron capaces de generar una oportunidad clara ante el arco de Fernando de Paul, y por el contrario, los “canarios” perdieron opciones increíbles, que debido a su impericia y a Cristopher Toselli no pasaron más allá.

Con esta caída, los precordilleranos se quedan en el segundo lugar, con 26 puntos, y le entregó la primera oportunidad para ser campeones a O’Higgins de Rancagua, quien lidera con 28 unidades. Ahora, si quiere campeonar, deberá derrotar en la última fecha, en San Carlos de Apoquindo, al Audax Italiano, y esperar una caída de los celestes, como locales ante Universidad de Concepción, para levantar la Copa.

Por su parte, los dirigidos por Miguel Ramírez se mantienen en el penúltimo lugar de la tabla general con 28 positivos, y dependerán de sí mismos para mantenerse en la categoría, cuando visiten este viernes a Antofagasta, aunque deberán esperar además que San Marcos de Arica, antepenúltimo con 29, caiga en casa ante Palestino.