Todas las rachas en algún momento terminan y Universidad Católica no es la excepción, los pupilos de Mario Salas cayeron por 2-0 ante San Luis en la quinta región, desperdiciando así la posibilidad de meterse en los primeros lugares del torneo, el técnico se atribuye toda la culpa.

 

Mario Salas realizó una autocrítica respecto al resultado obtenido, pero sobre todo, por la inédita posición por la cual apareció Jaime Carreño. El joven volante apareció como extremos derecho, siendo que su puesto natural es contención.

“Asumo esa responsabilidad. No resultó y no tiene que ver con Jaime. No se dio el objetivo de tener la posesión. Al tratar de lograrlo, es culpa mia“, indicó el técnico.

Sobre las razones de la caída, Salas explicó que “a grandes rasgos, San Luis nos maniató y nos controló muy bien en los primeros minutos. Después no tuvimos las herramientas y no nos resultó lo que queríamos; y en ese rato San Luis tomó el control del partido. Generamos muy poco”.

Fallas en la definición: No fuimos capaces de concretar las pocas chances de gol que tuvimos.

Expulsión: Hay que esperar el informe y ver lo que sucede. No me concierne analizar y comentar este tipo de decisiones.

Cancha sintética y falta de jugadores: Ninguna es excusa para el rendimiento que tuvo Católica. No rendimos y no jugamos bien. Tenemos plantel para suplir a aquellos que no están.

Derrota: Hoy perdimos porque San Luis hizo bien las cosas y no estuvimos a la altura.

Alejarse de los punteros: Se pierde una chance muy buena. Pero hay que seguir luchando.

Copa Chile: Mañana nos ponemos a pensar en Temuco, por Copa Chile. Está la decepción de haber perdido, pero hay que dar vuelta la página. Hay que poner todas las energías para ganarlo y clasificar a la siguiente ronda.