Juan Antonio Pizzi tuvo una conferencia de prensa un poco tensa, el entrenador tuvo que explicar algunas cosas sobre las nominación pero la gota que rebalso el vaso fue la llegada del nuevo gerente Rodrigo Gómez, donde las cosas se pusieron feas.

Se lo comunicamos al presidente (Arturo Salah), y la ANFP. El gerente de selecciones es Felipe Correa, y lo seguirá siendo hasta que tome una decisión“, sentenció Pizzi, que repitió la explicación muy molesto ante una nueva pregunta por la decisión que estaba comunicando.

La ANFP oficializó la salida de Felipe Correa y la llegada de Rodrigo Gómez, ex jugador de Universidad Católica en la década de los noventa y seleccionado chileno en la Copa América 1991, el pasado 21 de septiembre con un comunicado en su sitio web, asegurando además que “el nuevo gerente trabajará en forma conjunta con su antecesor, Felipe Correa, en la preparación de los partidos clasificatorios del 6 y 11 de octubre contra Ecuador y Perú”.

Correa asumió la gerencia de selecciones el 2011 y exclusivamente con la adulta desde el 2015. Gómez, según la ANFP, sería el sucesor, pero el propio Pizzi aseguró que eso no se concretará.

Varios jugadores de la Roja habrían manifestado su molestia con la llegada de Gómez al cargo (quien, vale mencionar, sólo ha ido una vez a Pinto Durán),debido a la publicación de algunos tuits críticos hacia futbolistas de la Selección.

Casi cuatro horas después del la conferencia, la ANFP decidió explicar la confusa situación a través de un comunicado de prensa:

“Atendiendo la complejidad del cargo, el director técnico de la Selección Chilena, Juan Antonio Pizzi, solicitó que el periodo de transición en la salida de Felipe Correa, como gerente de la Selección Adulta, se extendiera hasta el final de las fechas clasificatorias de este año, en noviembre próximo. Tras conversar su disponibilidad con Felipe Correa, el Directorio de la ANFP aceptó la solicitud del técnico. Durante este periodo, el Sr. Rodrigo Gómez seguirá colaborando con la ANFP”.