Arsenal debía ganar para cederle la presión a Chelsea, pero fueron los ‘Gunners’ los que sintieron la presión. Pese al gol de Alexis Sánchez que abrió la cuenta, el cuadro de Londres no jugó bien, perdió 2-1 ante Everton y podría quedar muy lejos del líder de la Premier League.

Parecía que sería un partido abordable para Arsenal. Dominó en los primeros instantes y celebró gracias al tiro libre de Alexis Sánchez que rebotó en Williams y descolocó a Stekelenburg (19′). Pero todo cambiaría a partir del empate.

Everton, con muy poco, comenzó a inquietar. Balones aéreos cruzados provocaron estragos en la defensa de Arsenal, que sintió en demasía la ausencia del lesionado Mustafi. El alemán no sólo impone su calidad, sino que además ordena a Koscielny y le da seguridad al fondo de los ‘Gunners’.

La igualdad llegaría cerca del descanso. Centro de Baines y Coleman apareció por el centro y empató con golpe de cabeza (44′).

Arsenal nunca más tuvo el control del partido. Dejó de generar peligro y ni los ingresos de Giroud e Iwobi le dieron claridad. Alexis no desequilibró como en pleitos anteriores y Everton encontró el regalo de navidad. Tiro de esquina y Williams marcó el 2-1 (86′).

Ahí recién despertó el cuadro de Wenger, que tuvo el 2-2 en los pies de Iwobi, pero que la defensa sacó de la línea.

Arsenal quedó con 35 unidades, no pudo alcanzar a Chelsea en la punta de la Premier y si los ‘Blues’ ganan este miércoles, quedarán a seis puntos de los ‘Gunners’.