El 4-2 de Chile frente a Panamá dejó varias actuaciones para analizar, donde las principales loas recaen en lo hecho por los goleadores, Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, mientras que las críticas son fundamentalmente para la paupérrima labor de Claudio Bravo y la poca seguridad que entregó en ciertas situaciones la defensa nacional:

Claudio Bravo: Algo le pasa al capitán. En la primera jugada que lo apuraron falló de manera evidente y puso en riesgo la clasificación de los chilenos a la siguiente ronda. En el segundo gol panameño volvió a mostrar una pobre reacción. Debe ser una de las peores actuaciones del arquero con la camiseta de Chile.

Mauricio Isla: El Huaso mejoró respecto a otros otros partidos, pero empañó todo con una amarilla innecesaria que lo dejará fuera del partido de cuartos de final.

Gary Medel: Nunca juega mal el Pitbull. Ganó varios mano a mano cuando el equipo lo necesitó y ordenó la defensa cuando sus compañeros quedaron mal parados.

Gonzalo Jara: Comenzó con dudas y el primer gol panameño partió de una mala salida desde el fondo de él. Pero con el pasar de los minutos se afirmó y tuvo un mejor desempeño.

Jean Beausejour: El zurdo casi no tuvo problemas en defensa, por lo que aprovechó para tomar las banderas y meterse sobre el área rival. Salió para descansar en el segundo tiempo.

Charles Aránguiz: De a poco el Príncipe recupera su nivel de juego, aunque aún muestra falencias. Se mostró más que en los pleitos anteriores e hilvanó mucho en ofensiva, algo que no se la había visto en la primera parte del torneo, pero perdió algunas pelotas que generaron peligro en la retaguardia.

Marcelo Díaz: Se notó el ingreso de Carepato. Fue la aduana del equipo y en más de una oportunidad fue la clave del juego ofensivo. Buen regreso del volante del Celta de Vigo.

Arturo Vidal: No brilló como en otros encuentros, pero mostró sacrificio, algo que necesita la selección nacional. Se cuidó de las amarillas para poder estar en la siguiente ronda.

José Pedro Fuenzalida: Tenía la oportunidad de jugar más adelantado y no desentonó. Fue opción de pase por la derecha, y se mostró en varias oportunidades. Terminó de lateral izquierdo.

Eduardo Vargas: Cuando más se echaban de menos los goles de un centrodelantero, apareció Turboman. El delantero demostró que puede ser el 9 que la Roja necesita, con dos goles que le devolvieron el alma a los chilenos. El segundo, un hermoso cabezazo.

Alexis Sánchez: Movedizo y preciso. El Niño Maravilla mostró lo mejor de su repertorio con sus asistencias y también marcando dos golazos que lo acercan al liderato de la tabla histórica de los goleadores chilenos.

INGRESARON
Edson Puch: El nuevo jugador del Necaxa intentó abrir la cancha, pero por muchos minutos no se pudo conectar con sus compañeros. Tuvo un gol en sus pies, pero remató demasiado recto hacia Penedo.

Enzo Roco: Apenas sumó minutos para evaluar.

Pablo Hernández: Muy poca acción como para analizar su juego.