La indignación e impotencia de Alexis Sánchez tras el empate de Arsenal con Bournemouth no dejó a nadie indiferente, como fiel reflejo de la realidad del chileno en los Gunners, que no sería feliz.

Así se esperaba la voz del técnico Arsene Wenger sobre la reacción del tocopillano y el francés dejó en claro que le pareció natural. “¿Cuál es la sorpresa? Queremos ganar los partidos, si no lo haces, no está feliz. Es normal”, comentó.

También se dijo que el nacional tuvo problemas luego en el camarín con sus compañeros debido a su molestia, pero el DT explicó que “él estuvo normal en el vestuario. Sin pasión no logras remontar cuando está 3-0 abajo al minuto 70. Es algo excepcional y necesitas una respuesta especial”.

De esta manera Wenger sentenció que “estamos todos frustrados. Claro que (Sánchez) está bien”.

Arsenal, en medio de este tenso ambiente, prepara su duelo por la FA Cup ante Preston North End el sábado.