El experimento de ir al otro lado del mundo a probar jugadores del torneo local para la Roja finalizó con éxito. Chile se quedó con la Copa China, tras vencer en la final por 1-0 a Islandia y consiguió su primer título de la temporada.

Aparte de regresar con el trofeo, el técnico Juan Antonio Pizzi saca cuentas alegres. En el viaje de vuelta vendrá revisando una baraja más amplia de posibilidades para enfrentar las clasificatorias mundialistas y la Copa de las Confederaciones, que comienza a jugarse a partir del 18 de junio próximo en Moscú.

A partir del cuarto de hora, Chile se convirtió en dominador del partido. Pero sin una gran profundidad. Fue a los 17 minutos cuando Óscar Opazo ingresó por la derecha y envió el centro para que Angelo Sagal se zambullera y anotará la apertura de la cuenta. El talquino, figura de Huachipato y quien reemplazó a César Pinares, celebró su gol con el alma. Fue su primer tanto con la Roja en su tercer partido oficial.

Desde ese momento, la lógica indicaba que el equipo sensación de Europa debía salir en busca del empate, pero no fue así. El portero Cristopher Toselli tocó solo tres veces la pelota en el primer tiempo.

Esa falta de audacia ayudó al planteamiento de Pizzi. La Roja se adueñó de la pelota y comenzó a visitar con regularidad al portero islandés. A los 24′ Valencia elevó un tiro. Más tarde, el propio palestinista casi sorprende con un tiro libre desde 35 metros y a cinco minutos del descanso, Eduardo Vargas elevó el cabezazo tras desborde de Sagal.

En el reinicio, Chile siguió siendo el equipo que proponía, pero con menos entusiasmo que al inicio. Ante tanta abulia futbolística, fueron los islandeses quienes se aventuraron sobre el pórtico de Toselli. El equipo de Pizzi perdió la pelota y fue por ello que el entrenador echó mano a los cambios y envió a la cancha a dos hombres de Unión Española: Pinares y Galdames.

Las sustituciones lograron componer el equilibrio y Chile merecía una ventaja mayor. La tuvo Eduardo Vargas al filo del pitazo final, pero el portero islandés estuvo notable para desviarle un tiro a quemarropa.

Chile saca cuentas alegres tras el viaje a China. Pizzi se frota las manos porque suma una nuevo título, porque recupera a jugadores que no estaban a buen nivel en sus clubes, como Eduardo Vargas, y porque contará con más opciones de futbolistas para los complejos desafíos que se le avecinan a la Roja.