Luego de una larga espera, el árbitro Eduardo Gamboa confirmó la suspensión del clásico universitario entre Universidad Católica y Universidad de Chile, fijado para ayer domingo a las 12:30 horas, debido a que la cancha del estadio San Carlos de Apoquindo no se encuentra en condiciones de albergar el cotejo producto de las intensas lluvias que afectan a la capital.

El juez del compromiso llegó a eso de las 10:15 horas al estadio San Carlos de Apoquindo, donde estaba siendo esperado por el gerente de Cruzados, José María Buljubasich y el gerente de competiciones de la ANFP, Rodrigo Astorga y junto a sus asistentes, lanzó el balón cuatro veces al campo de juego, determinando que el césped no se encontraba en condiciones de albergar el cotejo.

“El árbitro del encuentro Eduardo Gamboa determinó que el campo de juego que se encuentra en malas condiciones por la calidad y seguridad de jugadores. Se suspende por razones de motivo deportivo y en consideración se suspende el partido”, explicó el director de la ANFP, Hugo Muñoz.

Por su parte, el juez Eduardo Gamboa explicó que “la decisión –de suspensión- se tomó como equipo ya que las condiciones del terreno no están óptimas para un partido de esta índole”.

“Nos reunimos en un punto x de la ciudad para llegar al estadio y nos costó mucho llegar”, expresó en relación al retraso con el que llegó a San Carlos de Apoquindo.

Mientras, el gerente de competiciones, Rodrigo Astorga, se refirió al tema de reprogramación del compromiso. “La reprogramación la vamos hacer en las próximas horas con las autoridades de rigor. En las próximas horas nos vamos a juntar con las autoridades. Sería irresponsable aventurar un día para el partido. Apelamos al sentido común y estamos monitoreando lo que pasa en Rancagua y Quillota”.