La competencia entre Claudio Bravo y Marc-André ter Stegen está más acarnizada que nunca. Ambos porteros quieren ser titulares esta temporada en Barcelona y ninguno de los dos pretende ocupar un papel secundario ni en La Liga ni en la UEFA Champions League, por lo que la semana pasada dio comienzo la carrera para hacerse con el puesto definitivo.

El chileno, un valor seguro bajo palos, tal y como ha demostrado ejerciendo de titular en la Liga las dos últimas temporadas, ya sabe que el alemán ya no es un becario adelantado y que está listo para presentar su candidatura a la titularidad en todas las competiciones esta temporada.

De hecho, Ter Stegen ha ido creciendo en los dos últimos años. En Alemania ya es el único que le aguanta el pulso a Manuel Neuer, uno de los mejores porteros del mundo, y en el Barcelona protagonizará el pulso más sonado desde que llegara al Camp Nou a la vez que Bravo.

gfx-spanish-ter-stegen-vs-liverpool_fa7otjhcn1ms18wtyyl7bnn1g gfx-spanish-claudio-bravo-vs-liverpool_r846vo86ifrc1x9dbipkbq329

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, el partido ante Liverpool ha vuelto a dejar dudas en Luis Enrique. Los dos porteros jugaron; el alemán disputó la primera mitad y el chileno la segunda. Ambos encajaron gol en todos y cada uno de los disparos que el conjunto inglés hizo sobre el arco azulgrana.

Quizás el peor parado fue Claudio Bravo, ya que recibió tres goles en la segunda parte -Javier Mascherano 47′ (autogol), Divock Origi 48′ y Marko Grujic 91′-, aunque por otro lado no falló ninguno de los pases que dio, obteniendo el 100% de precisión por el 93,8% que obtuvo Ter Stegen.

Solo el comienzo de la temporada en apenas dos semanas determinará la decisión de Luis Enrique, si ha escogido por la continuidad de uno o si por el contrario mantiene el criterio alternante de las dos temporadas anteriores.