Las Clasificatorias si bien, no se miran con la importancia que se debería, para ser mas minuciosos, esta fase es crucial en el camino al Mundial, las estadísticas dicen que si un equipo no gana uno de los partidos de Clasificatorias, tiene el 99% de probabilidad de no ir al evento mundialero, si bien esto no es algo certero, pero se ha repetido a través de la historia por lo que las estadísticas apoyan esta teoría.

Ahora se habla de un “maleficio”, el sistema de todos contra todos empezó a regir por allá previo al Mundial del 98’, de ahí en adelante se vio que la totalidad de los clasificados logro al menos una victoria en los encuentros de Clasificatorias, ahora a esta fecha, los equipos que no hayan ganado ningún encuentro de aquí al 13 de octubre deberán “romper” la maldición y demostrar que las estadísticas son solo números.

La primera vez que se disputó un partido de clasificación en nuestro continente fue en 1954. El juego inaugural fue Paraguay-Chile, pero ninguno se clasificó. Fue Brasil el representante de la Conmebol en la Copa que ganó Alemania Federal en Suiza. El Scratch venció a Chile 2-0 en su debut en Santiago. Desde aquella oportunidad, sólo en una ocasión logró clasificar un Seleccionado que no ganó en al menos uno de sus primeros dos cotejos.

En las Eliminatorias para Estados Unidos 1994, Brasil debutó con un empate sin goles en Guayaquil ante Ecuador y luego sufrió la primera derrota de su historia en la fase clasificatoria a un Mundial. La Bolivia de Xabier Azkargorta, le ganó 2-0 en La Paz. La Verdeamarela reaccionó a tiempo y, tras ganar cinco de los seis juegos restantes, se quedó con el pasaje a la Copa del Mundo que ganaría.

La Selección de Chile ha sabido lograr el objetivo tras ganar, empatar y perder el primer partido de la clasificación. Ganó en 1966, empató en 1982 y 1998 y perdió en 1974, 2010 y 2014. De todos modos, en cada una de las oportunidades que no triunfó, lo hizo en el partido siguiente.

Todos estos son números y estadísticas que no importan demasiado a la hora de jugar al fútbol, sin embargo sirven para matizar la espera y para entender que en un torneo tan exigente como este, comenzar de buen modo es muy importante para tomar confianza y creer en las posibilidades propias.