Los blues golearon al Manchester City a domicilio y alargaron su diferencia como punteros de la Premier League. Claudio Bravo tuvo una jornada desafortunada en Manchester.

Lo que se presentaba como una oportunidad para liderar, terminó como un desastre. Manchester City, con Claudio Bravo en el arco, cayó goleado ante Chelsea y el conjunto blue le sacó cuatro puntos al del chileno, consolidándose como único líder de la liga inglesa.

Pese al autogol de Gary Cahill al filo del descanso, los de Conte salieron con todo a buscar los puntos a domicilio. Fue así como Cesc Fàbregas puso un hermoso balón filtrado que recibió Diego Costa. Con fuerza y potencia, el brasileño naturalizado español se sacó de encima a Nicolás Otamendi y emparejó la cuenta. Luego de controlar de pecho, ubicó su remate en el palo de Bravo.

Luego vendría un contragolpe letal que lideró Costa y que finiquitó Willian. El remate fue cruzado. El chileno no alcanzó a reaccionar.

Con un City en busca del empate, Guardiola optó por Touré e Iheanacho. Pese a todo, Eden Hazard anotó el 3-1 final con un derechazo que pilló mal ubicados a los centrales (Otamendi – Stones) y donde, otra vez, Bravo no llegó a tiempo.