Ayer finalizó el Mundial Sub 17, donde el gran favorito, Nigeria, se corono campeón mundial consiguiendo su quinto titulo, tras derrotar a la sorpresiva escuadra de Malí por 2-0 en Viña del Mar.

Lo pupilos de Emmanuel Amunike pudieron sellar su triunfo en el complemento del encuentro, después de pasar un primer tiempo muy complejo donde el equipo de Malí los hizo pasar mas de un susto.

El encuentro empezó con una emocionante apuesta, ya que al minuto tres, tras una mano involuntaria de Bagayoko el árbitro cobra penal para los nigerianos, el encargado fue Ebere, quien al disparar el portero Diarra se lucio y pudo parar el tiro, el cual volvió a Ebere quien intento de cabeza pegando en el travesaño, donde nuevamente vuele el balón y remata esta vez pegando en la defensa y terminando la acción mas clara del primer tiempo.

Los dirigidos de Baye Ba predominaron en el control del balón y del terreno, presionando en todos los sectores del campo para obligar a la última línea nigeriana a trabajar intensamente, hasta que de contragolpe el campeón defensor encontró la fórmula para inquietar nuevamente al conjunto rival.

En los 29, el portero nigeriano Udoh se lució al desviar al córner un cabezazo envenenado de Traore, en la mejor oportunidad maliense del primer tiempo, mientras Diarra en los 43 en otra gran atajada desvió un remate cruzado de Osimhen que iba adentro.

En el segundo tiempo Nigeria aumentó la velocidad e inclinó la cancha a su favor, sorprendiendo a los malienses, que se vieron sobrepasados. Y los goles no tardaron en llegar.

En los 55, Madueke ganó el fondo por la derecha y su centro encontró a Osimhen que, implacable, soltó un trallazo que Diarra ni siquiera vio pasar; fue el décimo del artillero nigeriano en el torneo.

Tres minutos después, un saque defectuoso del portero Diarra lo ganó un volante nigeriano que rápidamente habilitó a Bamgboye que arremetió cargado a la izquierda se aproximó a toda velocidad y remató violentamente al primer palo para anotar el segundo de las jóvenes águilas.

Mali trataba de rehacerse, tejía jugadas ofensivas pero llegaban sin fuerzas a la zona de remate, donde Koita luchaba en solitario y sin éxito contra la defensa nigeriana; el mejor atacante maliense se agotó en esa lucha estéril y fue sustituido por Mamady Diarra.

Con su juego asociado más lento, los malienses lograron sin embargo inquietar a Utoh, que en los 76 debió extremar sus recursos ante un remate cruzado de Malle. En los 83 neutralizó otro remate, de Traore, blando e inofensivo.

Los últimos minutos no tuvieron mayores variaciones. Un pequeño grupo de hinchas nigerianos bailaba en la tribuna desde antes del término del partido, al igual que quienes estaban en el banco junto al técnico Amunike.

Los malienses, en tanto, se retiraron del campo entre llantos y discusiones.

https://youtu.be/UMr00DHcS78