Universidad Católica cumplió y quedó a un paso del título del Apertura. Con una jornada impecable, goleó -sorpresivamente- a Deportes Iquique por 6 a 2, quedando con la primera opción de lograr el título.

Pese a que el marcador dice lo contrario, no todo fue fácil para los dirigidos de Marios Salas. Fue el local el que se puso rápidamente en ventaja con una anotación de Misael Dávila, lo que hacía suponer, en el papel un duro desafío para los cruzados.

Sin embargo, la alegría local duró poco, pues aparecieron las grandes figuras de la jornada: Buonanotte y Castillo, que lograron la transitoria ventaja.

Villalobos volvió a igualar la cuenta. El primer tiempo transcurrió así, con ventajas que duraron segundos. Ambos equipos, sobre todo sus defensas, entraron notoriamente nerviosas a la cancha.

La zona izquierda del ataque de Iquique fue la que más sufrió. Por allí la UC se generó el mayor peligro con Noir haciendo pasar muy malos ratos a Guerrero.

Sin embargo, en el complemento hubo un cambio total. La UC salió con mayor protagonismo. Castillo puso la ventaja recién iniciada la segunda parte. En el minuto 67 llegó el tercero de Castillo. Se desató la euforia cruzada y se inició la debacle nortina.

Ese gol botó anímicamente a Iquique. La defensa quedó golpeada con la expulsión de Misael Dávila. Buonanotte se encargó de asegurar el marcador con un tiro libre fenomenal. Y Castillo antes de irse de la cancha aplaudido por los 70 hinchas cruzados, se despachó una maniobra personal brillante para su cuarto gol personal.

El pitazo de Bascuñán dejó a la UC encaramada en solitario en la punta del torneo, a la espera de ganar o incluso empatar este jueves ante Temuco para declararse por primera vez bicampeón del fútbol chileno.