Es una historia que se repite a menudo, Universidad Católica, empieza bien y al final del torneo se desinfla, nuevamente los “cruzados” desperdiciaron la oportunidad de alejarse en la punta, tras caer ante San Marcos de Arica por un 3-2 en contra en la 12ª fecha del Torneo de Clausura.

Lo mas increíble que el encuentro empezó favorable para los catolicos, abriendo la cuenta a los nueve minutos tras un error del portero Pedro Carrizo, donde Jeisson Vargas aprovecho para poner en ventaja a los cruzados muy tempranamente.

Pero allí aparecieron los “fantasmas”. En el segundo tiempo, los nortinos salieron en busca del triunfo, y lo hicieron aprovechando las gruesas falencias en la defensa “cruzada”.

Primero, el argentino Nicolás Ferreyra (50′) mediante golpe de cabeza igualó el placar; luego, apareció Nicolás Orellana (64′) que encontró premio a su insistencia; posteriormente, Luis Casanova (75′) cerró una jugada preparada ante la pasiva última línea visitante.

A partir de allí apareció la desesperación y el descontrol, reflejado en las amonestaciones a Cristopher Toselli y Nicolás Castillo, este último se perderá el próximo “Clásico Universitario”. Ni siquiera el descuento de Christian Bravo (93′) les permitió borrar esa imagen.

De esta manera, el cuadro de Emiliano Astorga saltó a la 13° plaza de la tabla general con 28 puntos, metiendo en problemas a Antofagasta, San Luis y Unión La Calera.

Por su parte, los dirigidos de Mario Salas siguen como líderes del Clausura con 23 unidades, pero sólo le separa una unidad de sus escoltas, Colo Colo y O’Higgins, sumado a que Wanderers si gana este lunes le supera. Mal panorama por donde se le mire.